sábado, 4 de octubre de 2008

Leer, disfrutar, soñar.

Pocos son los dispositivos ultraportátiles que de una manera u otra aún no hemos tocado en este blog. Con frecuencia los autores de blogs evitamos hablar de lo que no nos interesa, aún teniendo relación con la temática del weblog. Una auténtica desconsideración con los lectores.
Hay un cacharro cuyo índice de penetración en la sociedad española desconozco aunque imagino que fuera ha de estar siendo rentable a tenor de que sus fabricantes no solo lo mantienen sino que además lo mejoran en posteriores versiones. Otros simplemente se estrenan.
Se trata del lector de libros electrónico.
Ayer, después de ver a un cliente, pasé por una de esas librerías espectaculares de cuatro plantas donde hay libros hasta en los aseos. Los vellos se me pusieron como escarpias. Llevaba la intención de comprarme la novela Coltán de Vázquez-Figueroa y lo primero que me pregunté antes de encontrar el libro fué: ¿Cómo olerá el papel?. ¿Será agradable el tacto de las hojas?. ¿El tamaño de la letra será el justo?.¿Pesará mucho o poco?. ¿Cuántas páginas tendrá?. ¿Será agradable tenerlo en la mano?.¿En qué estantería de mi biblioteca estará mejor cuando lo termine de leer?.
Tras dar con el libro en cuestión y hojearlo durante unos segundos quedaron contestadas todas las preguntas. Pero permanecí en la librería un rato más, viendo otras cosas, subiendo y bajando las plantas del edificio, cambiando de secciones, buscando algún clásico interesante de los que a mí me gustan (últimamente he leído Fahrenheit 451, 1984, El guardian entre el centeno y Breve historia del tiempo) y encontré un interesante volumen de El retorno de los brujos que enseguida capturé con mis dedos.
Mientras volvía a casa en el coche iba acariciando el libro que había puesto convenientemente en el asiento del pasajero. No lo miraba por razones obvias pero mi mano derecha iba puesta sobre ese objeto de mi pasión, aprovechando de esta forma las ventajas de tener un coche automático.
Pero el placer continuó mucho rato ya en casa. De hecho aún continua. Estoy enganchado a la lectura.
Huy...Lo siento. Este artículo tendría que haber tratado sobre libro electrónico.
Bueno...Otra vez será.

14 comentarios:

kururu dijo...

Un libro electronico para un enganchado a la lectura le destrozaria los ojos.

Bultza dijo...

Una de las formas más originales de dar una crítica, indirecta y directa a la vez ;-).

Estoy en practicamente de acuerdo en todo menos en que el coche sea automático ;-) cuestión de gustos. Me cuesta mucho creer, muchísimo que algún día los libros electrónicos se impongan.

Garred dijo...

Cuando las tintas electronicas funcionen tan bien como el lcd, el problema del cansancio de la vista estará solucionado (al menos tan solucionado como con los libros de papel vamos...).

En mi opinion, lo que tienen los libros normales que gana a los electronicos es que tienen un "cuerpo", lo cual se me hace mucho mas amigable al interactuar con él. Prefiero pasar paginas que pinchar en enlaces.

Claro que, las ventajas de tener toda la biblioteca en un unico cacharro y poder hacer busquedas automaticas me llevaran a decantarme por los libros electronicos...

Carlos dijo...

Pues yo me he modernizado y paso a audio muchos textos con el programa TextAloud.

Y entre ese y el Dragon NaturallySpeaking me he vuelto muy, pero que muy perro.

Flis dijo...

El libro tal y como lo conocemos sera desterrado algun dia por la tecnologia yo personalmente espero que eso ocurra muy lejos en en tiempo aunque visto como evoluciona esto no se que deciros.

No obstante para ser un "soporte analogico" me resulta muy facil de usar, de hecho no conozco ningun libro que traiga instrucciones de uso.....un saludo y chapo New....

Ivan dijo...

La tecnología se basa en la tinta electrónica.
Hay dos versiones, la másevolucionada consiste en ir polarizando unas 'piezas' de titanio planas con una cara de cada color. ya le... a leer!

De momento solo puede mostrar imágenes fijas.

No cansa a la vista ya que no existe ningń refresco y el ángulo de visión es el mismo que el de una hoja de papel.

Yo lo he podido experimentar y es una pasada jajaja

Luis Javier Orellana dijo...

Lo único que rescato de los libros electrónicos es su efecto positivo en el medio ambiente. Tal vez esto se podría solucionar mejorando las tasas de reciclado de papel y las bibliotecas públicas.

Saludos,
L

P 6/6 dijo...

Pues yo creo que el día que pruebes un libro electrónico de tinta electrónica, cambiarás de opinión.

El problema, es que este producto no se va a vender en tiendas. Así de sencillo.

Un comercial del Corte Inglés me confesó un día que "Ellos nunca tendrán los lectores de libros electrónicos, ya que es política de empresa porque creen que perjudicaría a la venta de libros, y como ellos se dedican a vender libros..."

Es triste, pero es así. Por eso sólo se venden por internet, y todavía valen "un pico".

Pero no dudeis que es el futuro. Antes o después, todos sucumbiremos al cambio, como ya lo hemos hecho con muchas otras cosas en pocos años.

Redacción Tulay dijo...

Soy un lector compulsivo. Devoro más de 150 libros al año. Los huelo, los cuido hasta el extremo de no abrir demasiado sus hojas para no estropearlos. Cada uno tiene su posición en mis librerías y de vez en cuando los limpio y "rehuelo".

Hace 4 meses entró en mi vida un libro electrónico (sony reader) y tengo que decir con todo el dolor de mi corazón que la industria del día tradicional está sencillamente condenada. TODO son ventajas. El libro en soporte papel no desaparecerá, como tampoco han desaparecido los carretes de fotos o los discos de vinilo. Pero su transformación y difusión en formatos electrónicos es algo que no tiene ya vuelta atrás. Será seguramente lento. Una tecnología que lleva más de 500 años en activo tarda en ser sustituida y más en países como el nuestro donde, a pesar de las estadísticas, apenas se lee nada. Sin embargo llegará. El tiempo me dará la razón.

Al precio "disparatado" que tienen hoy en día los "estrenos" de los libros en papel, con unos 20 que leamos en formato electrónico tenemos amortizado el aparato. Así de sencillo.

P 6/6 dijo...

El problema es que puede ser "peligroso" para la industria del libro, pues puede ocurrir -y de hecho, ocurrirá- como con la música; que la gente no esté dispuesta a pagar esas cantidades y se lo baje todo de internet. Yo hace años que no compro un CD, y lo digo porque soy sincero. Sin embargo, sí que compro libros -sobre todo en París-Valencia, que tienen saldos verdaderamente interesantes-, aunque supongo que con los años, el compartir libros por la red estará tan a la orden del día como con los MP3 y las películas (con la ventaja de que pesan mucho menos los archivos).

Este es el único problema potencial por el que los libros electrónicos están siendo "evitados" por el mercado. De momento, sólo son para geeks.

Huinen dijo...

Yo abrí los ojos hace 2 años. Leo entre 15 y 20 novelas al año y dejé de lado mi romanticismo literario para dar paso a mi conciencia ecológica: Me compre un Sony Reader PRS-500.

Ahora no me volvería al libro tradicional ni muerto.

Respecto a los comentarios:

a) La tinta electrónica es, en casi todos los aspectos, como la tinta. Solo que se borra y se reescribe. No cansa la vista más que un libro tradicional porque realmente se "escribe" en el dispositivo y es un elemento pasivo de este. Cuanta más luz haya en la sala, mejor se lee.

b)No es caro. Ni mucho menos. 300 euros es barato si tenemos en cuenta que son libros prácticamente infinitos. ¿Cuanto nos cobran un best seller de cartoné? ¿20 euros? ¿Y uno de tapa dura edición coleccionista? ¿50? A nada que seas un lector asiduo es una inversión amortizada en muy poco tiempo.

c)¿que pasa con la conciencia ecológica? ¿Seguimos comprando libros como si nada? Y no me vengais con el tema del romanticismo de tener un libro en las manos, porque se pueden comprar de segunda mano tranquilamente. O mejor aun, IR A UNA BIBLIOTECA. El pergamino y el papiro inspiran más emociones, pero pasaron a la historia porque abultaban, no eran reutilizables y eran costosos.

Por lo demás animo con la lectura, que es vicio más sano que ha inventado el ser humano.

A seguir bien con el Blog, que es estupendo.

gochila dijo...

Yo tengo un libro electronico desde hace tiempo (como siempre en España la gente se cree que esto es nuevo...) y mis brazos lo agredecen cuando voy a trabajar en transporte publico. Antes llevaba un buen tocho libro que no veas cuando pesaba ahora....que maravilla . y llevo a la vez varios libros.

Eso si, caros de cojones.

xxgabo dijo...

Lectores de libro electronicos son viejos por etos lados del mundo, y aun no he visto a nadie usandolo.

Creo que es tan aburrido como vailar con la hermana de uno

Huinen dijo...

@xxgabo
Primero habría que preguntarse cuanta gente se ve en la calle con un libro NORMAL. Yo veo más bien pocos.

Publicar un comentario