sábado, 13 de septiembre de 2008

Los terrores nocturnos de la sociedad de la información

Llevo toda la semana de mudanza. Pero de mudanza virtual. He tomado una serie de decisiones que afectan a mi relación con el mundo exterior y que indefectiblemente han supuesto un cambio de paradigma respecto de la forma en que me comunicaba con todos mis procesos sociales.
Como este cambio es para mí suficientemente importante, creo que se merece una entrada en el blog aunque hasta ahora no sabía como enfocarlo. Ha sido el artículo de mi compañero frames el que me ha inspirado y me ha ayudado a encontrar el punto de apoyo necesario para poner mi palanca.
Respecto al punto 2 que rebate frames del artículo de Enrique Dans, estoy de acuerdo con el segundo. Y es precisamente por esto que las decisiones que he tomado esta semana han ido encaminadas a ello. Yo sí creo que los netbooks, o mejor dicho, cualquier dispositivo ultraportátil, sea netbook, teléfono móvil y otros engendros similares, yo sí creo, decía, que la evolución natural y lógica de ellos sean 'equipos completamente volcados hacia la red'.
Dicho esto y, habiendo asimilado la trascendencia de dicha afirmación hasta el punto de estar totalmente de acuerdo con ella, asimilación que me ha llevado aproximadamente dos años completar, he iniciado, como os comentaba al inicio de este artículo, mi particular viaje iniciático rumbo a un momento en la Historia para el que hay que estar preparado para cuando llegue, que llegará.
La frase que podría definir al conjunto de decisiones que he tomado podría ser la siguiente: "A partir de hoy voy a procurar usar internet para todo".
El problema era qué incluir en ese 'todo'. Dicen los expertos que para resolver cualquier problema o dilema en la vida hay que comenzar por hacer una lista. Esa lista te enfrenta directamente con tus terrores nocturnos y te ayuda a identificar las variables que podrían influir negativamente en la toma de la decisión más adecuada.
En este caso, mis terrores nocturnos eran los de casi toda la sociedad. Frames apuntaba a ellos cuando hablaba de que "muchos no confiamos en dejar nuestros datos al albedrío de una empresa (llámese Google, llámese X)."
Decidir usar internet para todos tus procesos sociales no es tarea baladí.
Fijaros en cual fué mi procedimiento:

  1. Identificar todos los procesos sociales. Para que no quede duda sobre este concepto, diré que podemos enmarcar en ellos a tus relaciones con los bancos, organismos oficiales, entidades deportivas, tiendas, organismos de apuestas y subastas, bufetes de abogados, proveedores de servicios básicos como luz, agua, gas, teléfono etc, y en definitiva todos los agentes externos que están más o menos involucrados en tu vida diaria y con los que existe una relación más o menos duradera u obligatoria. Además, hay que añadir los procesos sociales del resto de los individuos que viven contigo, algunos de los cuales serán comunes y otros no.
  2. Ordenar por importancia la lista de procesos sociales: Este orden servirá posteriormente para decidir con más facilidad cuales de ellos formarán parte del nuevo paradigma. Hay quien dice que no se fía de dejar sus fotos en Flickr o sus documentos en Google Docs y sin embargo tiene sus ahorros en un banco y hace sus apuestas en Ventura24.
  3. Buscar la correspondencia virtual de dichos procesos sociales. ¿Existe un método de gestionar tus procesos sociales desde internet?. Pues prueba varios, infórmate sobre cada uno de ellos y escoge el que más te convenza. En el caso de los bancos, el trabajo ya está hecho. Pero si quieres guardar tu album de fotos familiar en un servidor externo tendrás que probar al menos dos. Yo lo hice con Flickr y con Picasa. Otro ejemplo interesante es el de los abogados. Para cosas importantes, tal como por ejemplo defenderte de una acusación de asesinato, el método no es válido, pero para cosas triviales como consultas laborales, reclamaciones y similares es una opción perfectamente cubierta por servicios como los de Legalitas.
  4. Dar el primer paso. Para perder el miedo escénico hay que subirse al escenario tanto como sea posible. Esto es como dejar de fumar. Si quieres, puedes. Comienza con algo no demasiado importante, no se, haz la prueba con las fotos. Abre una cuenta en Flickr o usa tu cuenta gratuita de Picasa en Google y vuelca hasta 1 Gb de tus fotos en sus servidores. Si compras lotería todas las semanas al lotero de tu barrio, prueba durante un mes en Ventura24. Prueba también a eliminar los recibos de papel que tus proveedores y bancos te envían al buzón de tu casa. Cámbialos por recibos electrónicos. Empieza a manejar tus cuentas en movistar, orange, vodafone, telefonica, jazztel...Para algo están. Y ve todavía un poco más allá. Guarda todos esos recibos electrónicos en tu cuenta de Google Docs, y que sea tu punto de encuentro único para todos tus datos.
Yo comencé de esta forma y no me arrepiento. Ahora disfruto de los siguientes servicios sin moverme de mi despacho:
  • Gestión financiera
  • Abogados
  • Almacenamiento de fotos y vídeos familiares y profesionales
  • Almacenamiento de documentos personales, familiares y profesionales
  • Apuestas y loterías
  • Compras de ciertos libros (solamente los que no encuentro en mi ciudad), de entradas de cine y teatro.
  • Gestión de impuestos locales y nacionales
  • Gestión de recibos de los proveedores de todos los servicios que tengo contratados, luz, agua, gas, telefonía, televisión por cable etc
  • Diario personal y calendarios: no necesito una agenda de papel en casa.
  • Gestión de todos los seguros de mis casas y automóviles.
Mi intención es seguir aumentando esta lista.El límite está en el que el resto de mis procesos sociales me imponen, que de momento no son compatibles con el paradigma. O ellos se actualizan o me actualizo yo.

A mi no me importa confiar en Google para hacer de sus herramientas mis herramientas. Pensándolo bien, no tengo nada que ocultar y no me importa si Google se asoma a mis documentos. Ya procuraré proteger con contraseña aquellos que realmente desee ocultar a la vista de los ojos curiosos. Soluciones hay para todo y no es necesrio ponerse melodramático.
En definitiva, que no le tengo miedo a internet, a Google o a cualquier otro que albergue mis contactos, mis notas, mis documentos y demás. Me gusta saber que puedo disponer de mi información en cualquier momento y lugar, con un ordenador de sobremesa o con un netbook, con un teléfono móvil o con mi iPod Touch. Es precisamente esa ubicuidad la que necesito.
Que necesito editar vídeo...pues ya lo haré tranquilamente en mi casa con mi PC de sobremesa. Lo que es seguro es que el resultado de la edición estará hospedado en algún servidor que vaya usted a saber donde está, si en Siberia o en Australia. Me da exactamente igual.
Eso sí...Aunque confío en los procedimientos de copias de seguridad que suelen hacer en estos sitios, yo siempre tendré mi copia personal "por si las moscas". Existen muchas formas de hacerlo.

Y como corolario decir lo siguiente: no es necesario que los netbooks u otros dispositivos ultraportátiles tengan mucha capacidad de proceso. ¿Proceso para qué?. Con que se puedan conectar a internet ya sea por WIFI o por cualquier otro método ya vale. Esto supondrá un abaratamiento radical de estos dispositivos.

He descubierto cuales son mis necesidades reales. Y se resumen en una frase "Disponer de mis datos en cualquier momento y lugar".
Quien quiera elaborar teorías conspirativas es libre de hacerlo. A mi no me quitan el sueño.

6 comentarios:

carlos dijo...

Eso está muy bien NEWIMAGENIO, pero ¿que pasará cuando el soporte donde almacenas todo eso te falle? No se, ¿si lo tienes en papel no te daría cierta sensación de seguridad? A mí me la da.
Suponiendo que estuviera en tu situación, la verdad es que no se que haría, Ya que lo uno es muy comodo y lo otro es muy seguro.

Carlos

newimagenio dijo...

Hola Carlos. Esa pregunta ya me la he hecho. La he comparado con lo que ocurrió hace unos años en Argentina, cuando falló el sistema financiero y miles de argentinos (que en realidad solo fué una minoría de la población, pero aquí en Europa nos 'vendieron la burra' de que se trataba de todo el país) se quedaron sin el "corralito". Quien tuviera solamente ese dinero, se fastidió. Quien además de eso tuviera dinero guardado en casa (la copia de seguridad personal de la que hablo) no tuvo nada de que preocuparse.
Se trata de otro terror nocturno que conviene vencer. Es como volr en avión o viajar por carretera. Estadísticamente mueren más personas en coche que en avión. ¿Cuántas veces escuchamos que un servidor cae y borra toda la información de los clientes?. Este año creo que solo ha sido Apple con su experimento eMailMe...pero es que eran unos inexpertos.

frames dijo...

Mientras escribía la entrada que citas, estaba pensando en tí, NewImagenio. Sabía por dónde ibas a salir ...
;-)

El problema no es solamente que borren nada por descuido. Basta con que la empresa cierre, deje de dar sus servicios, cambie sus cláusulas ...

Está claro que es otra opción personal. Yo sólo planteaba que es muy improbable que haya tal boom. La gente quiere tener discos duros grandes porque quieren llevar las cosas consigo. Pero puedo estar equivocado. Ahí están Picasa, YouTube, Flickr y demás.

El tiempo nos dirá.

carlos dijo...

No se que decir. Supongo que este es el futuro, pero que como con todo nos fiamos de lo que tenemos y no queremos cambiar. Mas vale malo conocido...
Lo de la improbabilidad, no creo que sea la respuesta porque si fuera improbable sufrir un accidente en coche, para que ponernos el cinturón, ¿no? Como CASI nunca pasa.... pero ¿y si pasa ese día?
Claro que con el papel no es diferente la cosa, se te puede quemar y ya no lo tienes, por eso digo que me quedaría con lo "malo conocido" porque de momento no creo que haya suficiente preparación con esto de los servidores de almacenaje e incluso con las cuentas de correo electrónico.
Resultado de esto, dudas, dudas y más dudas y como Frames ha dicho, "El tiempo nos dirá".

arcodelta dijo...

Hombre, simpre se parte de la idea del ''server'' controlado por otra empresa... y montar tu propio server? o contratar un alojamiento y realizar copias de seguridad (la empresa de alojamiento puede generarte problemas)...

saludos,
arco

Marketing Ecuestre dijo...

Yo ya he dado ese paso... pero desde mi propio "servidor", (mi antiguo desktop), hoy es mi servidor en donde alojo toda mi información... y la tengo disponible 24 hs todos los días de año. Creo que es la mejor opción(ademas para seguir aprovechando viejas maquinas que ya no usamos y no vale la pena vender.) Salud desde arg!

Publicar un comentario