viernes, 14 de diciembre de 2007

KDE4 (RC2) en el Eee PC [video]

Pues a pesar de que en mis pruebas en dos ordenadores no conseguí tener de entrada renderización directa con el CD Live de Kubuntu con el RC2 de KDE4, parece que funciona perfectamente en el Eee PC. Y funciona bien:





Los efectos que veis en el video no son Compiz, sino el sistema de composición integrado en KDE4, que por cierto, también creo que hace uso extensivo de gráficos vectoriales frente a los bitmaps.

Sigo prefiriendo el escritorio "clásico" por otras cuestiones, pero esta tampoco es la versión definitiva.

Via Incognitosis

2 comentarios:

Jiuck dijo...

Hay algo en lo que me he parado a pensar... y es que es normal que un chip gráfico más o menos moderno y un procesador más o menos obsoleto(por los 900 MHz, no por otras cosas, ya que supera con creces a cualquier PII) puedan mover todas estas aplicaciones al estilo de compiz, juegos, etc...

Veamos... La resolución es de 800*480(~0,38Mp). El ordenador tiene que hacer cálculos para mostrar el contenido de la pantalla, pero no són los msmos que los de una 1600*1400(~2,24Mp), ni de coña... me gustaría ver cómo se desenvuelve en sistemas de mayor resolución..

También deberíamos tener en cuenta que el procesador no se carga tanto, como por ejemplo pasaba con los sistemas antiguos porque tiene más caché, es más eficiente y la memoria RAM es de 512 megas, que también influye, ya que le permite tener que llamar a menos programas a disco duro, porque ya estan almacenados en RAM y es mucho más rápido...

En fin... que deberíamos ver uno de esos análisis que hacen de Benchmark y cosas de esas ^^. Cómo disfrutaré cuando lo pueda trastear jejeje.

Oscar dijo...

Es algo muy normal.
Tenemos procesadores con instrucciones mas eficientes y mas instrucciones, muchas de ellas dedicadas a optimizar el entorno gráfico.
Memoria RAM mas rápida, mas que por cantidad es por velocidad, y un chip gráfico que ayuda en esas tareas.
Aparte de la aplicación mas optimizadas, y una pantalla relativamente pequeña, no es nada del otro mundo.

Publicar un comentario